902 99 85 85 / 91 656 23 44

Contacto

-->

Cirugía Vascular y Angiología

CENTRO MEDICO LA PALOMA te ofrece una amplia cartera de servicios en el terreno de la Angiología y de la Cirugía Vascular, tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de este tipo de dolencias.
Abarcamos los aspectos más clínicos, sin renunciar a los tratamientos estéticos de nuestra especialidad.

Queremos destacar:

Consulta de alta resolución de la patología venosa.

En un mismo momento, para comodidad del paciente, se ofrece una evaluación clínica por parte de un Cirujano Vascular cualificado y una evaluación hemodinámica mediante la realización de eco-doppler venoso. Unificando ambos criterios se ofrece en la misma visita médica la solución más adecuada para el paciente.

Tratamiento mínimamente invasivo de la patología varicosa.

Hasta ahora la cirugía convencional de varices consiste en un tratamiento agresivo que requiere estancia hospitalaria, anestesia general o epidural, e implica un postoperatorio molesto con una baja laboral prolongada. En CENTRO CLÍNICO LA PALOMA realizamos un tratamiento de las varices mediante un láser quirúrgico introducido en las principales venas varicosas, lo que permite realizar una anestesia locorregional, evitar el ingreso hospitalario, mínimas incisiones en la piel, menos molestias y una pronta incorporación del paciente a su vida habitual. La ablación térmica de las venas safenas insuficientes con endoláser se realizan mediante una pequeña incisión o punción en la pierna, a través de la que se progresa una fibra de muy fino calibre que emitirá un láser específico que consigue el cierre de la vena.

Está comprobado en la literatura científica que las complicaciones con la cirugía endoláser es mucho menor que con la cirugía convencional más cruenta. Además, el riesgo de recurrencia de nuevas varices a largo plazo es tan bajo como con la cirugía clásica, por lo que se puede afirmar que la cirugía endoláser ofrece los mejores resultados, con el menor riesgo.

Tratamiento integral de las lesiones venosas superficiales de las piernas.

Una vez que se ha descartado mediante la exploración clínica y el eco-doppler la existencia de un problema subyacente, procedemos al tratamiento más adecuado para cada tipo de lesiones.

. Escleroterapia líquida o con microespuma,

. Láser transdérmico/luz pulsada intensa.

Tenemos amplia experiencia en el tratamiento de varículas y varices reticulares mediante la inyección de espuma de lauromacrogol a diferentes concentraciones según el tipo de lesión a tratar. Consiste en canular con una microaguja la varícula que debemos tratar e inyectar la solución del fármaco, consiguiendo así el cierre de la vena. Para una completa exclusión de la vena, pueden ser necesarias varias sesiones de tratamiento.

Además, en aquellos casos de varículas especialmente finas y telangiectasias que por su tamaño no pueden ser tratadas mediante escleroterapia, disponemos de láser y luz pulsada.

Telangiectasias, puntos rojos rubíes y otras lesiones en cara, cuello y escote.

Las telangiectasias están constituidas por la dilatación de vasos de la superficie cutánea que se hacen visibles, su calibre oscila entre 0,1 a 1 mm de diámetro. Morfológicamente, las telangiectasias pueden ser lineales o en forma de araña; pueden localizarse en cualquier región del cuerpo aunque las faciales son más críticas debido al impacto estético que ocasionan. La localización más frecuente de las telangiectasias faciales es a nivel de las mejillas y en el dorso y alas de la nariz.
En la piel los llamados puntos rubí, perlas sanguíneas o angiomas cereza, son lesiones habitualmente múltiples y progresivos, que surgen en casi todos los adultos a nivel de la cara y del tronco, en forma de pequeñas elevaciones puntiformes o lenticulares rojo vivo o violáceas.
Las arañas vasculares o telangiectasias en cara o escote y las más pequeñas en piernas, se tratan mediante un láser o luz pulsada específicos para el pimento hemoglobina, minimizando el riesgo de daño en la piel. Se realiza un barrido con el láser sobre las zonas a tratar, de forma que en unos minutos se consigue finalizar la sesión de tratamiento. Es habitual que para conseguir una completa resolución sean necesarias varias sesiones, en función de la extensión de las lesiones y del fototipo de piel del paciente.